¿Qué hacer cuando el amor no es suficiente y el divorcio es necesario?


Aunque a todos nos gustaría vivir en escenarios ideales, donde nuestra historia de pareja durara toda vida, hay circunstancias que llegan a romper lo que un día fue un gran amor.

La relación se torna complicada por la diferencia de caracteres y al final, aunque es muy doloroso para la pareja, quienes salen más lastimados son los hijos. El ser testigos de pleitos y gritos constantes y probablemente algo de violencia, dejará en ellos huellas imborrables que a la larga perpetuaran en su propia vida y relaciones de pareja.

A veces creemos que el no poder mantener unida nuestra relación de pareja nos hace malas personas, que nos demerita ante los ojos de los demás, pero por el bienestar común de la familia que formamos hay que tomar una decisión, que, aunque dolorosa es lo mejor para todos: EL DIVORCIO.

Conozco infinidad de personas que ya ni siquiera le hablan a su pareja, es más ni lo voltean a ver, probablemente duermen en habitaciones separadas y viven en un infierno cotidiano. Una vez que ya se tomó la determinación de separarse, toda la historia de las cosas dolorosas, las faltas de respeto, los condicionamientos sociales, hacen que ésta separación se torne difícil y muchas veces a pesar de estar divorciados el hecho de no cerrar el ciclo de manera adecuada nos hace quedarnos emocionalmente casados con esa persona a pesar de tener una nueva pareja.

De ahí la importancia de hacer un proceso de mediación transgeneracional para cerrar esos ciclos personales de pareja y familiares, para que más allá de romper una familia, evolucione, y a pesar de que los padres estén separados, los hijos sigan teniendo unos padres amorosos, y que la relación entre ex cónyuges sea más amigable.

Más allá de romper un vínculo que termine en una guerra sin cuartel, se convierta en un proceso de formar una nueva relación en la cual dos padres separados, cuidan de forma amorosa y estén presentes en la vida de unos hijos emocionalmente sanos. Con esto llegaremos a formar un nuevo concepto de familia. Tomemos en consideración que un divorcio no significa el fracaso definitivo para la vida de un ser humano, simplemente es tomar la decisión que nos va a llevar a vivir mejor.

Por experiencia propia te puedo decir que, si ya intentaste reconquistar a tu pareja, esperaste a que cambiara, trataste de transformar tu apariencia física, intentaste ser la mejor persona del mundo, y no hay ningún acercamiento, y de esto ya pasaron muchos años, la probabilidad de que esto sea diferente es muy poca.

No vale la pena que sigas dedicando a esa relación tu vida entera y todos los años buenos que te quedan simplemente por la vergüenza de no dar ese paso que tristemente llamamos fracaso, a pesar de ser una circunstancia que no podemos modificar.

En muchos de los cursos y conferencias que he dado con el tema de pareja, algunos de ustedes se han acercado a mí, para preguntarme: “¿y qué hago si en verdad lo intente todo y estoy plenamente convencido de que mi relación de pareja no funciona”, yo lo que respondo, es que el problema es que no sabemos cómo llegar a los acuerdos adecuados para hacer éste proceso lo menos doloroso posible. Es por ello que decidí acompañar a una pareja que se encuentre en este proceso haciendo una Mediación Transgeneracional para el divorcio, sin costo por única vez.

Se preguntarán, ¿cuál es la diferencia entre una terapia de pareja y una mediación de divorcio?

La mediación transgeneracional no es terapia, aquí no vamos a tratar de reparar la relación de pareja, de hecho, es indispensable que los dos ya estén decididos a divorciarse. Esto servirá para llegar a un convenio de divorcio, guiados por alguien que los ayude objetivamente para que esa separación dañe lo menos posible a los involucrados, dándoles las herramientas de negociación profunda que necesitan.

 

Requisitos para tomar la Mediación Transgeneracional:

  • Que la pareja viva en la Ciudad de México o Zona Metropolitana ya que las sesiones de mediación se realizarán ahí.
  • Que tengan disponibilidad una vez a la semana durante el proceso que dura entre 14 y 16 sesiones. La mediación no tiene costo.
  • Que no hayan tenido un evento de violencia física por dos años.
  • Que tengan hijos.

 

Para participar:

  • Si deseas participar, o conoces a alguna pareja que desee hacerlo, compárteles ésta información:
  • Escribe en una cuartilla tu historia y razones por las cuales requieres una Mediación Transgeneracional y mándalo al correo: adrianaparamoteescucha@gmail.com

Toda tu información y datos personales serán anónimos.  Simplemente se publicará que hay un ganador, pero nada de lo que suceda en este proceso será público.

La pareja elegida será informada el jueves 15 de febrero de 2018 y se establecerá la fecha de inicio.

 

¡Les mando un gran abrazo al corazón!

Compartir :
Publicaciones relacionadas

Deja un comentario