De la justificación a la acción

Con Eduardo Ruiz Healy

Ver más

Cursos y conferencias para empresas

¿Por qué tomar capacitación conmigo?

Ver más

Hablemos de La ciencia del éxito

No te pierdas el video

Ver más

¿Quieres encontrar la "Alegría de vivir"?

Aqui puedes ver el video del progama Hoy: Pasos a la felicidad

Ver más

¿Quieres un cambio de vida?

No te pierdas este video con Ricardo Rocha en DDN

Ver más

La carrera más difícil: Ser Mamá

La maternidad es una hermosa etapa con la que la mayoría de las  mujeres soñamos; las chicas solteras quizás anhelan muy pronto ser madres y las casadas, que fueron por primera vez madres, recuerdan con dulzura esta etapa.

Pero ¿Qué sucede cuando nos encontramos en esta maravillosa etapa y la gente que nos rodea te pregunta si regresarías a tu trabajo? Sí, ese que dejaste por cuidar a tu bebé.  ¿Alguna vez lo hicieron? ¿Cuál fue tu reacción? ¿Tristeza, enojo o querías que la tierra te tragará en ese momento? Nadie más que tú tiene las herramientas para criar a tus hijos.

Poca gente considera la labor de ser madre una carrera; sin embargo, no es solamente una carrera, es una labor que impacta generaciones, podemos confirmar que no existe trabajo más difícil ni de mayor influencia.

Mira la siguiente historia:

“Recuerdo aquella conversación incómoda en donde se me preguntó si ya había regresado a trabajar —ten en cuenta que mi bebé apenas tenía dos meses de nacido—. Les dije que no había regresado a trabajar pues tenía la determinación de amamantar a mi bebé y éste se rehusaba a tomar una mamila; luego con una “sonrisa” llegó la segunda pregunta: “Pero, ¿Sí planeas regresar a trabajar, no?” No puedo negar que dentro de mí lo que más quería, era alejarme de esa mujer. Me sentí apenada, enojada, y con un sentido de culpa; pensé: ¿Qué acaso el ser madre no es un trabajo, o está asumiendo que no hago nada durante el día? Respiré profundo y le dije que con el tiempo regresaría, pero solo dos días a la semana, ya que mi responsabilidad más importante era mi hijo. La conversación terminó ahí, pero yo no pude dejar de pensar en ella, ya que no era la primera vez que se me preguntaba si iba a regresar a trabajar; ahora con más experiencia y seguridad puedo afirmar que el ser madre es un trabajo y uno mucho más importante del que puedo hacer dentro de mi oficina.”

Es mucho más fácil desarrollar nuestro trabajo en una oficina, que el ser madre; por lo tanto, ninguna respuesta a la pregunta que a qué nos dedicamos debería de decirse con más orgullo que: soy madre.

¡Felicidades a todas esas mamás que además de realizar este difícil y hermoso trabajo, cuentan con un horario de oficina que cumplir! www.adrianaparamo.com

Ver más

¡La peste de la negatividad!

Todas las personas pasamos por diferentes estados emocionales a lo largo de nuestra existencia, no podemos evitar tener un lado de luz y otro de oscuridad, lo importante es encontrar un equilibrio para vivir en bienestar.

Es natural que en algún momento en la vida de cualquier persona aparezcan comportamientos de envidia, agresión o crítica. Pero son pasajeros y de corta duración.

Sin embargo hay personas que viven permanentemente enojadas porque la ira les hace sentir fuertes, necesitan descalificar y agredir por su enorme inseguridad interna, es tanto el malestar personal, que lastimar a quienes le rodean con el afán de validarse a si mismos, termina por convertirse en una necesidad y el deseo de que el otro esté mal, les produce una sensación de triunfo interno.

Están tan centradas en sus necesidades y su dolor, que sienten que el universo entero se las debe, no conocen los límites, se justifican para no tener culpa, no les angustia su conducta, ven a a las personas como una cosa, un objeto para ser usado y desechado. Al no sentir culpa, ni angustia no tienen remordimientos a menos que, lloren como una forma de manipular. Esta falta total de empatía hace cosificar al otro como algo y no alguien. Todas las conductas, cuando son a su favor, son relativas: mentir, engañar, crear conflictos o rumores.

Si sirve a sus propósitos utilizan lo que sea sin ningún miramiento.

Curiosamente piensan que actúan en plena justicia, y cuando tienen las consecuencias a sus actos no comprenden porque si son personas buenas les suceden cosas malas.

La negatividad es tan fácil de transmitir como lo es una enfermedad contagiosa, puedes estar de muy buen humor, con muchos proyectos, pero si te encuentras con una persona tan llena de temores y enojada con la vida que solo tiene la capacidad para ver todo negro, malo y feo, la probabilidad que tu animo decaiga aumenta.

Para evitar el contagio:

  • No permitas su manipulación, chantaje y control.
  • No caigas en su provocación, ni trates de convencer a esta persona de cambiar su actitud, si deseara algo diferente ya lo habría hecho.
  • A veces lo único que buscan es llamar la atención, un poco de afecto o ser escuchados.
  • Si no puedes manejarlo aléjate de la persona en cuestión, nada te obliga a estar ahí.

¿Por qué le vas a regalar tu bienestar a otros?
Recuerda: eres importante, tu vida es valiosa y mereces ser feliz.

Ver más

Cómo vencer nuestros miedos.

Cuando escuchamos un sonido fuerte, sentimos que caemos al vacío o vemos un movimiento rápido, el miedo es la mejor herramienta para mantenernos vivos. Es un mecanismo de defensa que nos ayuda evitar meternos en problemas.

Pero también hay miedos innecesarios o irracionales que se convierten en grandes saboteadores en nuestras vidas.

Miedo a perder lo que tengo o a no tener lo que quiero.

Cuando ciertos eventos de nuestra vida nos hacen contactar estos temores dejamos de actuar de manera racional y nuestras emociones negativas se hacen cargo, recurriendo a historias del pasado y tratando de resolver lo que nos pasa de la misma forma que nos llevo a equivocarnos.

El asunto aquí es todo lo que estamos perdiendo por dar voz a ese tirano que nos domina.

Si quieres trascender tus temores, primero reconoce cuales son y el daño que te causan.

Algunos de los principales miedos son:

El miedo al futuro, recuerda que aún no ha llegado y estar así te paraliza.
Al fracaso, cuando perdemos la iniciativa por temor a perder.
Al rechazo, si no te arriesgas a lo nuevo nunca sabrás de lo que eres capaz.
A no tener dinero, y como lo vas a generar si no actúas?
Al éxito, pensando que quizá no estás en posición de enfrentarlo.
A no poder hacer las cosas a la perfección, y es preferible culpar a otros del por qué no suceden las cosas.

Para superarlos primero hay que admitir que se tienen

¿Haz una lista de estos miedos,
¿Cuáles son?
¿Cuál es el principal?
¿De dónde vienen?

Reconoce que el miedo es parte de ti, pero no permitas que te controle.

¿Qué es lo peor que puede pasar?
¿Tienes miedo de probar una nueva carrera?
¿Que pasaría realmente si cambias de trabajo?

Poner acción enfrentando tus miedos y vivir en el presente, hace el cambio.

 

Ver más

Encuentra la forma de amar tu trabajo

Solamente 3 de cada 10 personas están contentas y comprometidas con su trabajo.

Según una encuesta de Gallup, en México sólo 12% de sus trabajadores están completamente satisfechos con su empleo, 60% desconectados y un 28% que repudia su trabajo.

Cuando se habla de problemas en el trabajo y la gente decide empezar a buscar nuevos caminos de una manera continua, además que los problemas de rotación de personal aumentan a tal punto que para la empresa se vuelve un gasto considerable, no solo en dinero, sino en tiempo, las personas encargadas de recursos humanos deben darse cuenta de cuales son estos problemas e intervenir.

Esto se traduce en:

Falta de profesionalismo
Disminución de productividad
Clima organizacional negativo
Reduce las ventas

Los diversos motivos por los cuales alguien puede estar desagusto con su trabajo son:

1. Desprecia al jefe o superior
2. La pasión inicial ha desaparecido
3. No se sienten estimulados
4. Muchas reglas
5. El pago no es suficiente
6. No hay crecimiento
7. Inseguridad laboral
8. No se sienten valorados
9. No están de acuerdo con las políticas de la empresa
10. Creer que hay mejores oportunidades fuera de la empresa

Si tomamos en consideración que pasamos un tercio de nuestra vida trabajando, es importante tomar medidas para que sea una actividad si no placentera para algunos, que sea al menos un lugar de bienestar.

Acércate a tu jefe y comenta lo que te sucede, quizá la empresa pueda tomar medidas para mejorar la situación.

Si no es así y por el momento no puedes cambiar de trabajo, cambia tu actitud y todo será diferente.

No permitas que tus problemas personales afecten tu desempeño laboral y la forma en que interactuas con tus compañeros. Si la interacción con tus colegas no es agradable, abórdalos con una actitud madura y racional para que puedas realizar el trabajo para el que fuiste contratado en lugar de estar todo el día con mala cara.

Busca formas de que tu empleo sea significativo. Algunos trabajadores no aman sus puestos de trabajo porque obtienen salarios altos, sino porque sienten que el trabajo que hacen es significativo y contribuye con el bienestar de los demás.

• No te compares con otros
• Evita a toda costa las críticas y los chismes
• Establece relaciones cordiales
• Concéntrate en tu trabajo
• Piensa positivamente
• Enfócate en tu desarrollo profesional

Continua capacitándote en diversas áreas y si de plano crees que no tiene solución, empieza a enviar currículum y negocia de manera adecuada tu salida.

Ver más

fotos de Adriana Páramo

Galería de fotos

ver más

Eventos

ver más
Conferencias y Capacitación

Servicios de Capacitación

Cursos y talleres empresariales
Conferencias
Blog

La carrera más difícil: Ser Mamá

¡La peste de la negatividad!
Cómo vencer nuestros miedos.
Encuentra la forma de amar tu trabajo