La Ciencia del Éxito entre los más vendidos

Gracias a tu preferencia, mi libro La Ciencia del Éxito se encuentra en la mesa de más vendidos de Sanborns. ¡Muchas gracias por el apoyo!

Ver más

Cursos y conferencias para empresas

¿Por qué tomar capacitación conmigo?

Ver más

Cápsulas de “Un abrazo al corazón”

Escucha todos los días mis cápsulas de radio: “Un abrazo al corazón” en Radio Fórmula.

Ver más

Todos los miércoles con Javier Poza

No te pierdas mi participación en el programa Javier Poza en Fórmula, todos los miércoles a las 11 am.

Ver más

Todos los lunes con Ricardo Rocha

No te pierdas mi participación todos los lunes en Detrás de la noticia con Ricardo Rocha por Radio Fórmula.

Ver más

Cuando el amor ¿Duele?

El amor es la emoción más buscada por todos los seres humanos, sobre todo cuando nos referimos a una relación de pareja; sin embargo no debemos cerrarnos a ver el amor solamente de esta manera.

A veces no nos damos cuenta de lo permisivos que somos en nuestras relaciones, muchas veces con tal de no estar solos, llegamos a límites impensables, formando relaciones de dolor.

Este tipo de relación se le da el nombre de “Codependiente”, se caracteriza por una preocupación y dependencia excesiva hacia una persona, lugar o cosa. Generalmente quien la padece, carece de identidad propia, debido a que la conexión entre lo que necesita, desea y siente, se pierde.

También se la pasa buscando aceptación, de tal forma que cuidar de otros se vuelve en su eje central de vida, es por eso que esta conducta se confunde con “amor”, aunque en realidad es egoísmo.

Para evitar una relación de este tipo:

  • Quiérete a ti mismo, nadie te querrá como tú mismo lo harías.
  • Ten seguridad en ti mismo, recuerda cuánto vales y lo que mereces
  • Recuerda que para construir una relación de pareja son necesarias dos personas, si una de ellas no está dispuesta, valora la situación.

 

Cuando decides amar, a pesar del miedo, algo mágico sucede. ¡Sé feliz!

Ver más

5 maneras de comprender el amor

Los príncipes azules y princesas encantadas no existen, si tú esperas la relación perfecta que te convierta en mejor persona, elimine tus defectos, insatisfacciones, envidia, orgullo y desesperación, que te haga más tolerante, en fin, te tengo una noticia, así no funciona en la realidad.

El pensar que una pareja te hará perfectamente feliz, es vivir en una fantasía y terminarás por quedarte solo.

El amor es un sentimiento muy complejo, por lo que nadie tiene una explicación, ni fórmula para descifrarlo, desafortunadamente tampoco contamos con la fórmula de “felices por siempre”; sin embargo, aquí te proporciono 5 maneras para tratar de comprender esa emoción tan compleja:

  • Las relaciones se construyen con base en el amor, la comprensión, el apoyo y la tolerancia.
  • Tu felicidad depende única y exclusivamente de ti, cada quien es responsable de su propia vida, por lo tanto, es tu responsabilidad ser feliz por lo que vales.
  • Aunque el amor es la emoción más difícil de expresar, ¡No te detengas!, exprésalo con aquellos a quien amas
  • Recuerda que no existen las personas perfectas, el que esa persona no sea como lo visualizaste en esa película romántica, no significa que no pueda sentir amor por ti. Valora a las personas reales.
  • Pequeños detalles, demuestra siempre cuánto quieres a esa persona, nunca está de más, por mínimo que sea ese detalle.

Recuerda que la capacidad de amar a otra persona surge de un corazón lleno, no de uno vacío.

Ver más

¿Eres una persona desordenada?

  • ¿Tu caminadora se ha convertido en un perchero?
  • ¿Tus documentos son un desorden absoluto?
  • ¿Acumulas aparatos y objetos rotos que después vas a reparar?
  • ¿Tienes ropa de diversas tallas en tu armario?

La mayoría de las veces el desorden es una conducta aprendida. Muchas de nuestras conductas las aprendemos y mantenemos por asociación, es decir que aprendemos de las consecuencias de nuestros actos, si la consecuencia es positiva, la conducta se repite.

Supongo que te preguntarás qué beneficio obtiene una persona al ser desordenada; a corto plazo, el no tener que esforzarse y terminar antes de  tiempo lo que estaba haciendo, etc. Es un beneficio ya que el orden supone esfuerzo y consumo de tiempo, el problema es que a largo plazo hay una serie de inconvenientes que termina por afectar más de lo que beneficia.

Muchos de nosotros funcionamos por lo que obtenemos a corto plazo, y esto dificulta que podamos cambiar hábitos poco saludables o perjudiciales. Esto no sólo sucede con el desorden, sino también con los hábitos alimenticios, los estudios, etc. Muchas veces evitar hacer algo que no nos gusta es el origen de un mal hábito.

Hay algunas características de personalidad que se asocian más o menos a personas desordenadas. Habitualmente, las personas poco perfeccionistas, que no necesitan tener el control del entorno, tienden a ser más desordenadas, aunque hay excepciones. Por ejemplo, el Síndrome de Diógenes, una variante grave del Trastorno Obsesivo Compulsivo, se caracteriza por acumular basuras, desperdicios y objetos inservibles de forma desorganizada, siendo incapaces de desprenderse de estos objetos.

Sería exagerado asegurar que una persona desordenada tiene ciertas características de personalidad determinadas porque en gran parte de los casos es simplemente un mal hábito que no han podido reconocer y transformar.

Más que de tipos de personas desordenadas, podríamos hablar de grados de desorden o de contextos de desorganización. En muchas ocasiones, las personas son desordenadas en un contexto específico pero no en otros (por ejemplo: en el trabajo son muy organizados pero en casa son un desastre), y  también hay personas que tienen las cosas aparentemente desordenadas pero son capaces de encontrar cualquier cosa dentro de ese caos, supongo que esto sería un orden no ortodoxo o un “desorden ordenado”.

¿Por qué algunas personas realizan verdaderos esfuerzos para ser ordenados pero no lo consiguen o si lo consiguen en un momento vuelven a desordenarlo todo?

Cambiar una conducta inicialmente es fácil, lo complicado es mantenerla, pero si se persiste se puede cambiar. Acaba con el desorden y mejora tu vida. Arreglar la casa puede ayudarte a bajar de peso y reducir el estrés.

Los clósets desordenados, las alacenas abarrotadas y los montones de correspondencia no sólo arruinan tu decoración; también pueden afectar seriamente tu salud y bienestar. Si tu cocina se ve como si acabara de estallar una bomba, terminarás por salir corriendo a comprar una rebanada de pastel en la cafetería más cercana.

El desorden reduce tu productividad y la capacidad para entablar una relación amorosa. Estas son las consecuencias más comunes:

1.- Puede provocar estrés y depresión

2.- Puede indicar que no eres meticuloso. La imagen que proyectamos de nosotros mismos influye en todo: desde conseguir un empleo hasta casarnos.

3.- Puede obstaculizar el ejercicio e incluso causar lesiones.

4.- Puede provocar accesos de alergia y asma.

5.- Puede afectar tu vida sexual, si el dormitorio principal es un caos.

Para cambiar ordena tus prioridades de vida y hazte del hábito de ser organizado.

Ver más

¿Usas el recuerdo de alguien para no relacionarte?

Cuántas veces hemos escuchado: “Si lo hubiera pensado cinco minutos más no me habría casado, pero claro tuve todas las señales de lo que iba a pasar y no les hice caso”. Hay quien vive añorando  un amor del pasado, el cual ha idealizado y fantasea con lo que pudo haber sido y no fue.

Hay muchas razones por lo que esto puede estar ocurriendo:

  • Sientes un gran enojo porque hay situaciones dentro de tu relación de pareja que no marchan bien.
  • No sabes como construir una relación plena.
  • Te rompieron el corazón con mentiras, engaños o promesas rotas.
  • Ha habido violencia de cualquier tipo en tu relación.
  • Vives con una persona autoritaria y abusiva.
  • La relación no llena tus expectativas.
  • Tu pareja tiene defectos que no sabes cómo manejar como adicciones o  manías.
  • La relación se tornó aburrida.
  • Es infiel.
  • Vives con el dolor de amar a alguien que no te ama.
  • Idealizar a un amor del pasado no es más que un mecanismo de defensa que utilizamos para hacer más llevadera una realidad que no nos gusta o que nos atemoriza por que quizá en nuestro interior sentimos que no somos dignos y merecedores de ser felices.

Es importante hacer un análisis concienzudo y objetivo:

  • Acepta que añorar a una persona del pasado no ayuda a tener una buena relación con quien estás en el presente.
  • Reconoce las cosas valiosas que tienes hoy y reflexiona sobre las cosas que hicieron que te relacionaras con tu pareja actual.
  • Piensa si lo malo es únicamente culpa de tu pareja o existe la posibilidad de que pudieras mejorar tú también.
  • Reconoce si tu nivel de comunicación es el adecuado.
  • ¿Ves a tu pareja como un enemigo a vencer o como la persona que te va a acompañar a lo largo de tu vida?
  • Reconoce si sientes frustración si las cosas no se hacen siempre a tu modo.

A veces al perder se gana y si doblegamos al orgullo podemos construir la relación que queremos tener. Si después de intentar todas las opciones posibles te das cuenta que tus sentimientos no cambian, debes cuestionarte si es conveniente seguir con tu pareja.

Ver más

fotos de Adriana Páramo

Galería de fotos

ver más

Eventos

ver más
Conferencias y Capacitación

Servicios de Capacitación

Cursos y talleres empresariales
Conferencias
Blog

Cuando el amor ¿Duele?

5 maneras de comprender el amor
¿Eres una persona desordenada?
¿Usas el recuerdo de alguien para no relacionarte?